Bendiciones

Esta página está dedicada a presentar: Predicas, recursos, técnicas de enseñanza, artículos de preparación de clases, habilidades blandas, entre otros. Espero que les sea de bendición. Mateo 28:19-20 nos dice: "19 Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo."

sábado, 21 de noviembre de 2015

Apuntes de la conferencia: "Relación Matrimonial a la luz de la palabra" dictada por el Pastor Misael King

Juicio sobre Jerusalén y Judá
  3 10 11 12 13 14 15 16 17 24 25 26 
  •    "todo apoyo y sustento:  toda provisión de pan, toda provisión de agua". Es importante que no seamos ilusos, tenemos necesidades básicas y debemos de ser responsables para garantizar que nuestra familia tenga provisión. 1 Timoteo 5:8 El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.
  • "Él retira al valiente y al guerrero" Los países necesitan gente valiente. Somos hombres de paz, pero en el momento que sea necesario, debemos de ser valientes. 
¡Presten atención!
    El Señor, el SeñorTodopoderoso,
retira de Jerusalén y de Judá
    todo apoyo y sustento:
    toda provisión de pan,
    toda provisión de agua.
Él retira al valiente y al guerrero,
    al juez y al profeta,
    al adivino y al anciano,
    al capitán y al dignatario,
    al consejero, al artesano experto
    y al hábil encantador.
Les pondré como jefes a muchachos,
    y los gobernarán niños caprichosos.
Unos a otros se maltratarán:
    hombre contra hombre,
    vecino contra vecino,
    joven contra anciano,
    plebeyo contra noble.
Entonces un hombre agarrará a su hermano
    en la casa de su padre, y le dirá:
«Sé nuestro líder, pues tienes un manto;
    ¡hazte cargo de este montón de ruinas!»
Pero entonces el otro protestará:
    «Yo no soy médico,
y en mi casa no hay pan ni manto;
    ¡no me hagas líder del pueblo!»
Jerusalén se tambalea,
    Judá se derrumba,
porque su hablar y su actuar
    son contrarios al Señor:
    ¡desafían su gloriosa presencia!
Su propio descaro los acusa
    y, como Sodoma, se jactan de su pecado;
    ¡ni siquiera lo disimulan!
¡Ay de ellos,
    porque causan su propia desgracia!
Díganle al justo que le irá bien,
    pues gozará del fruto de sus acciones.
¡Ay del malvado, pues le irá mal!
    ¡Según la obra de sus manos se le pagará!
¡Pobre pueblo mío, oprimido por niños
    y gobernado por mujeres!
¡Pobre pueblo mío, extraviado por tus guías,
    que tuercen el curso de tu senda!
El Señor se dispone a denunciar;
    se levanta para enjuiciar al pueblo.
El Señor entra en juicio
    contra los ancianos y jefes de su pueblo:
«¡Ustedes han devorado la viña,
    y el despojo del pobre está en sus casas!
¿Con qué derecho aplastan a mi pueblo
    y pasan por encima de los pobres?»,
afirma el Señor, el Señor Todopoderoso.
El Señor dice:
    «Las hijas de Sión son tan orgullosas
que caminan con el cuello estirado,
    con ojos seductores y pasitos cortos,
    haciendo sonar los adornos de sus pies.
Por eso el Señor cubrirá de sarna
    la cabeza de las hijas de Sión;
    el Señor las dejará completamente calvas.»
18 En aquel día, el Señor arrancará todo adorno: hebillas, diademas, broches,19 pendientes, pulseras, velos, 20 pañuelos, cadenillas de los pies, cinturones, frasquitos de perfume, amuletos, 21 anillos, argollas para la nariz, 22 ropas de gala, mantos, chales, bolsos, 23 espejos, telas finas, turbantes y mantillas.
Habrá pestilencia en vez de perfume,
    soga en vez de cinturón,
    calvicie en vez de peinado elegante,
    ropa de luto en vez de trajes lujosos,
    vergüenza en vez de belleza.
Tus hombres caerán a filo de espada,
    y tus valientes, en el campo de batalla.
Las puertas de la ciudad gemirán y se vestirán de luto;
    desolada, la ciudad se sentará en el suelo.

Este capítulo es ideal para hablar de la familia. Toda nación debe contar con gente emprendedora, gente que enfrente los embates de la vida, gente que se convierta en sustentadores que generen empleos. 

Habla de todo lo que el Señor quitará del pueblo que no obedece al Señor. En los versos 8 y 9 se observan algunas características del pueblo que realiza estas acciones:
Jerusalén se tambalea, Judá se derrumba, porque su hablar y su actuar    son contrarios al Señor: ¡desafían su gloriosa presencia! 
Su propio descaro los acusa y, como Sodoma, se jactan de su pecado;    ¡ni siquiera lo disimulan!

Habla de que a un pueblo que hace tales cosas Dios le quitará:
  • "al juez y al profeta" sin justicia un pueblo puede perecer y donde no existen personas que vean más allá, que se conecten con Dios e instruyan a los líderes, es muy difícil que todo marche bien. 
  • "al consejero", hay cosas en las que se necesita un consejo. Usted como padre debe de estar ahí para sus hijos. No podemos dejar que ellos sean completamente dependientes de nosotros, pero que tampoco crean que no nos interesan y sean totalmente independientes. Debemos criar hijos que sepan buscar ayuda cuando la necesiten y tengan además para dar consejo a los demás. Es por esto que es importante desarrollar en ellos un espíritu y carácter fuertes que sepan decir sí cuando sea sí y no cuando sea no. Llegará el momento en que no estemos ahí y los valores y principios que inculcamos si lo estarán. 
  • "al artesano experto", una nación bendecida debe de tener expresión artística que rescate los valores antiguos y resalte las buenas costumbres. También debe tener personas expertas en lo que hacen. 
  • "y al hábil encantador", nuestras creencias y la misma Biblia muestra que este tipo de profesiones no agradan a Dios y han sido quitadas por Él. 
  • "al adivino y al anciano", la visión de Dios es necesaria para los pueblos. Por otro lado, recordemos que los ancianos que han vivido de forma aceptable son parte de la memoria social que debe ser preservada por las culturas. Los ancianos no deben de ser menospreciados ni abandonados.
  • "al capitán y al dignatario" el capitán es un hombre de respeto, todos los pueblos necesitan a esa persona de respeto que es parte esencial de la comunidad. De la misma manera, se necesita al dignatario para que guíe al pueblo. 
En Isaías 5:10 dice: Díganle al justo que le irá bien, pues gozará del fruto de sus acciones. Debemos por tanto enseñar lo que está bien, lo correcto, empezando donde debe de empezar, en el hogar. Según las teorías del psicoanálisis los niños aprenden sobre justicia en sus casas.

Finalmente, les dejo con unos consejos que el pastor nos dejó al final: 

¿Cómo fortalecer la relación entre esposos?

1. Confianza
2. Que los terceros no tengan más influencia que su esposo o esposa
3. Leer la Biblia y orar juntos
4. Desear de forma sincera comprenderse mutuamente
5. Hacer una lista de las virtudes de su esposo o esposa

No hay comentarios:

Publicar un comentario